Y tú, ¿a quién estás tratando de vender?

A mediados del siglo pasado, el uso de la marca se reducía a la creación de una serie de acciones ideadas por la agencia de publicidad y encaminadas a dar a conocer un producto y vender bienes de consumo. La idea era llegar a un público cliente objetivo, enviarle mensajes de forma masiva y obtener como resultado directo la compra de nuestro producto. Ahora, las marcas ya no sólo venden productos. Los consumidores son importantes, pero no son los únicos a los que hay que transmitir los valores de la marca. La comunicación ha de realizarse a todas las audiencias de una organización, desde trabajadores a proveedores, pasando por licenciados, expertos en bolsa y banca...

Por lo tanto, para la correcta gestión de la marca la organización deberá tener claro cuáles son sus audiencias y segmentar los mensajes con los que se quiere llegar a cada una de ellas, sin traicionar en ningún caso la idea que define nuestra marca. De cada una de nuestras audiencias nos interesará un aspecto diferente, por tanto tenemos que cuidar no sólo los mensajes, sino la manera en que se los hacemos llegar, los canales que utilizamos para llegar hasta ellos.

Desde el punto de vista de recursos humanos, que aquí es adonde quería llegar yo, es fundamental dirigirnos a empleados y futuros empleados. La marca es de vital importancia a la hora de retener y atraer talento. Como muy sabiamente dijo Ogilvy, enlazando su cita con lo que estamos comentando: "Si siempre contratas a gente más pequeña que tú, acabaremos convirtiéndonos en una empresa de enanos. Si, al contrario, siempre contratas a gente mayor que tú, nos convertiremos en una empresa de gigantes". Hay que conseguir no solo transmitirles la filosofía de nuestra empresa y de nuestra marca, sino que también hay que conseguir que se identifiquen con ella, solo así rendirán y serán 100% efectivos.

La buena comunicación con nuestros empleados, es decir, una buena comunicación interna, permitirá que la marca se proyecte realmente allá a donde realmente quieras llegar.