Sustancia, fracaso y remate: las claves de un buen emprendedor

20090306-ideas.jpg

Ser emprendedor es algo que hoy en día está de moda: “Soy emprendedor”, “Young Entrepreneur” etc., son algunas de las descripciones que mucha gente pone en sus perfiles de Twitter. El otro día comentaba cuales son los puntos que diferencian a un buen líder de alguien que quizá se queda únicamente en jefe. Como diría E.M.Kelly, “A boss says "Go", while a leaders says "Let's go”.

 Pues bien, ¿cuales son para mí las claves que diferencian a un verdadero emprendedor de otro?

Sustancia

Lo que diferencia a un buen cocinero de otro no es su mano en la cocina, sino su capacidad de elegir. Los buenos platos comienzan en el mercado. Igual que hay que saber cual es el pescado bueno del día o cual es la mejor fruta según la temporada, pasa lo mismo con los hombres: necesitamos una idea con sustancia que lo convierta en una GRAN idea. Solo podemos emprender con acierto si tenemos algo grande en la cabeza. Sin eso, ninguna iniciativa es valiosa, les falta sustancia.

Fracaso

Muchos queremos ser gente con sustancia para el cambio. Gente con ideas, y con el talento necesario para ponerlas en práctica, pero una buena iniciativa va acompañada del fracaso, van de la mano. Son difíciles de asimilar, hay mil trabas en el camino de un buen emprendedor, pero la realidad es que el éxito solo viene tras cosechar fracasos: convivir con el riesgo, aprender de los errores… Te vas a equivocar seguro, sin equivocación no hay acierto y hay que saber ver la forma positiva de ese fracaso para orientarlo a un mejor futuro.

“No me equivoqué mil veces para hacer una bombilla, sólo descubrí mil formas de cómo no hacer una bombilla”

T. Edison

Remate

Empezar de nada serviría si no se acaban y terminan las ideas. Hay muchas trabas en el camino. El peor enemigo de una buena idea es tener otra buena idea que te distraiga de la anterior, con el resultado de no terminar ninguna. Tener ideas es fácil. Llevarlas a la práctica hasta el final es difícil. Si no rematas no eres un buen emprendedor: no sabes iniciar si no sabes acabar.

Proyectos con sustancia, procesos superando los fracasos e ideas rematadas: las claves del buen emprendedor.