Cree en tus sueños: crea tus sueños

Los seres humanos somos soñadores por naturaleza. Seres que continuamente soñamos despiertos. Que nos imaginamos cosas maravillosas mientras vamos camino del trabajo. Nos gusta sentir experiencias memorables, emociones que nos marquen y sentirnos grandes. Sentirnos muy grandes. Todo el mundo quiere ser grande pero no todo el mundo está dispuesto a hacer el sacrificio que eso realmente conlleva. Paul Arden establece lo que se podría calificar como un baremo del deseo: “¿En tu vida, cómo quieres ser? ¿Bueno…, Muy bueno,… El mejor en tu campo… o el mejor del mundo?”. De nuevo, muchos quieren ser los mejores, pensar en grande, soñar, dejarse llevar por las ilusiones y lograr que su vida sea de una determinada manera, pero pocos están dispuestos a realizar el esfuerzo que eso conlleva. Será el esfuerzo unido a la actitud que tu adoptes lo que hará que tus sueños se hagan realidad.

El poder de pensar en grande es impresionante, puede lograr que alcancemos lo imposible. Si no se hace algo con ilusión, pasión y devoción, nunca lograrás que algo salga a la perfección. Igual que tu puedes llegar a ser lo que pretendas ser, tu proyecto también puede ser lo grande que quieras o que te hayas imaginado. No es malo soñar. La actitud influye en el comportamiento, pero también el comportamiento también influye en la actitud.

Si no lo intentas, nunca tendrás éxito. El resultado de tus experimentos será el mejor indicador sobre el éxito de tu producto, servicio, meta que te propongas o hazaña que emprendas. Lo bueno de ser alguien con sueños grandes es que puedes ver oportunidades donde otros sólo ven problemas. Hay que lograr ver más allá: mantén el gusto por lo desconocido, por hacer las cosas de manera diferente. Diferente no significa mal. Significa distinto, novedoso, único. Si logras ser único y ver las cosas de manera única, quedándote con lo bueno y preocupándote lo justo por lo malo, entonces, tu visión espacial será el principal atributo motor de tu proyecto.

Steve Jobs revolucionó 6 industrias diferentes: los ordenadores, el cine, la música, los teléfonos, la edición digital y la era post-pc, con las tablets. Esa visión espacial le llevó a creer sus sueños. A crear sus sueños. A hacerlos realidad. Solo soñando podemos crear cosas grandes. Solo soñando podemos cautivar a los demás y rodearlos de esa energía que desprendemos cuando nos emocionamos por algo. Y solo soñando podemos vivir nuestra vida intensamente. ¡Soñemos!