Creatividad e innovación: análisis y diferencias

La creatividad como base de la innovación

http://www.infonomia.com/if/img/afondo1_55.jpg

Es interesante distinguir entre creatividad e innovación, términos que, en ocasiones, se confunden. La creatividad es el proceso que permite dar con buenas ideas. La innovación consiste en ejecutar las ideas, convertirlas en negocios con éxito.

Los directivos tienden a preferir la creatividad a la innovación. Esto sucede por diversos motivos. Por una parte, dar con una gran idea no colisiona con el core business de la empresa. Por otra, tener ideas es atractivo, pero ejecutarlas puede ser largo, aburrido y difícil. Por último, las empresas piensan que ejecutan bien, pero en realidad solamente ejecutan bien su core business. Aunque parezca una afirmación obvia, conviene recordar la necesidad de innovar, es decir, llevar a la práctica las buenas ideas. Y es que una excelente idea, sin más, no lleva muy lejos.

La creatividad no se genera de manera industrial. Encontrarla y preservarla es difícil. Gestionar la creatividad aboca incertidumbre, pero la recompensa en la industria de los medios es grande. Por tanto, crear ambientes favorables al talento debe ser un objetivo esencial de los directivos de la industria.

En la industria de la publicidad, como en otros ámbitos de la comunicación y los medios, la creatividad sufre problemas de gestión. Belsky dice que la creatividad no sufre por escasez de ideas, sino por falta de capacidad para materializarlas: “… tener la idea es solo el 1% del proceso”, el resto lo ocupa el largo camino hasta conseguir que las ideas se conviertan en realidad. Por ello, Belsky propone una metodología específica para materializar las ideas; y trata de proporcionar a las profesiones creativas conocimientos de gestión, organización y liderazgo.

El proceso de llevar a la práctica las ideas puede dividirse en tres apartados: organización y ejecución, comunidad, y liderazgo. Los elementos de gestión que conducen a la creatividad son variados. Entre ellos destaca la influencia de colegas, amigos y colaboradores y el liderazgo creativo. Como dice Pérez Latre, el sector creativo está con frecuencia saturado de ideas, pero anda escaso de realidades.

En conclusión, la creatividad puede cambiar el mundo de la comunicación, pero se necesita mejor gestión para que las ideas sirvan para algo.