6 Perfiles psicológicos de los consumidores de AXE

ImagenTras estudiar de manera minuciosa páginas y páginas de notas y mediante un proceso que en el sector de la publicidad y el marketing se conoce como "segmentación", el equipo de Unilever aisló seis perfiles psicológicos de animal macho, el usuario potencial de AXE.

El desglose:

El depredador: encubre su inseguridad tras una fachada de bravucón jactancioso. Conduce un coche de marca, viste ropa sofisticada y está siempre al acecho. Siente poco o ningún respeto por las mujeres y es muy mentiroso: puede mentir a una mujer sobre su trabajo (cuando, de hecho, está en el paro), sobre dónde vive (con lo general, con sus padres), etcétera. El depredador suele tomar como objetivo a mujeres que salen solas, con preferencia a las ebrias, de las que puede aprovecharse. En resumen: el depredador es la peor pesadilla de cualquier mujer (y de su padre).

Talento natural: se trata del varón intéligente, atlético, con éxito, carismático, seguro de si mismo por naturaleza; el tipo que los demás hombres quieren tener cerca y que las mujeres encuentran atractivo. Suele conseguir a las mujeres que pretende, aunque nunca con engaños (curiosamente, cuando los investigadores de AXE preguntaron a todos los hombres, descubrieron que en su mayoría no solo querían ser el tipo con talento natural, sino que muchos creían serlo).

El tipo matrimonio, es exactamente eso: dulce, confiado, respetuoso y seguro de sí mismo. Es el tipo que una mujer quiere presentarle a su madre (a pesar de lo que digan las mujeres solteras, según el estudio de Unilever el tipo matrimonio constituye un segmento bastante amplio de la población masculina joven).

El eterno amigo: no hay peor golpe de gracia para un joven enamorado que oír las palabras: "lo siento amigo, pero... me gustas como un hermano. ¿No podemos ser sólo amigos?". No es extraño que bastantes homosexuales (y los gays que no han salido del armario) aparecieran en esta categoría.

El principiante inseguro: estos pobres jóvenes no tienen la menos idea de cómo hacer para acercarse a las mujeres. Junto con el tipo matrimonio y los de talento natural, Estados Unidos cuenta con una gran cantidad de principiantes inseguros. Irónicamente, en apariencia recuerdan al depredador, porque cuando se acercan a las mujeres se comportan de manera que las incomodan, pero sus motivos son honestos y no engañosos.

El principiante entusiasta: estos jóvenes tampoco tienen la menor idea de lo que hacen, pero transmiten más entusiasmo más que repulsión. Puede que no triunfen, pero nadie les dirá que no se han esforzado.

 

*(Visto en el libro de Martin Lindstrom, Así se manipula al consumidor)