Las 11 reglas de Bill Gates para los jóvenes

bill-gates_2012907b.jpg

El magnate de Seattle –aunque con un discurso no tan motivador como el de Steve Jobs– también ofrece su decálogo para aquellos adolescentes de ociosa vida educativa. Regla uno. La vida no es justa, acostúmbrate a ello.

Regla dos. Al mundo no le importará tu autoestima. El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.

Regla tres. No ganarás más de 3.000 euros mensuales justo después de haber salido de la universidad y no serás vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros. Regla cuatro. Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.

Regla cinco. Dedicarse a freír hamburguesas no te quita la dignidad. Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: lo llamaban oportunidad.

Regla seis. Si metes la pata, no es culpa de tus padres, así que no te lamentes por tus errores; aprende de ellos.

Regla siete. Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Ellos empezaron a serlo al pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de tus problemas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación.

Regla ocho. En el colegio puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no. En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las respuestas que necesitas para resolver correctamente un examen y facilidades para que tus responsabilidades sean cada vez menores. Eso no tiene nada que ver con la vida real.

Regla nueve. La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.

Regla diez. La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.

Regla once. Sé amable con los ‘nerds' (los más aplicados de tu clase). Existen muchas posibilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

 

¿Qué os parecen?

¿Añadiríais alguna?

Bezos, sucediendo a Jobs con su nuevo octocóptero

jeff_bezos_forbes.jpg
jeff_bezos_forbes
jeff_bezos_forbes
En 1995 revolucionó el comercio con Amazon y recientemente ha reinventado la industria editorial tras la compra de The Washington Post. ¿Revolucionará también la industria de la distribución?

En 1995 fundó desde el garaje de su casa Amazon, la tienda de compras por internet que cambiaría la forma de comerciar en el mundo. A pesar de que cuando fundó Amazon su invento no fue bien recibido, en 2007 vendría otra de sus sorpresas que revolucionaría no sólo la industria de los libros, sino la tecnología en los dispositivos móviles: la Kindle, la tablet donde se leen a los grandes escritores digitalmente. En palabras de Bezos, “estamos dispuestos a ser incomprendidos por largos periodos de tiempo”.

El padre de cuatro hijos habita en Seattle y, además de revolucionar dos industrias, ha invertido también en diversos sectores, desde Business Insider –una editorial sobre negocios– con cinco millones de dólares, hasta la fundación de Blue Origin, una empresa dedicada a la investigación en turismo espacial, similar a la inversión que hizo Richard Branson con Virgin Galactic.

Ya en 1982 Bezos anunciaba su pasión por el espacio: cuando apenas terminada la preparatoria y con un premio nacional de ciencias, dijo al Miami Herald que “quería construir en el espacio parques de juegos, yates y colonias para dos o tres millones de personas orbitando alrededor de la tierra”. Su reciente compra por 250 millones de dólares del diario The Washington Post le ha permitido revolucionar también el sector editorial, demostrando a todos que es un empresario que ha llegado para quedarse e innovar, dentro y fuera de internet; por mucho que su visión pueda ser incomprendida. Así lo prueba su más reciente y flamante innovación tecnológica: el octocóptero.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=98BIu9dpwHU]

El nuevo invento de Bezos, el octocóptero, permitirá enviar los paquetes de menos de 5 kilos en menos de media hora, directamente a la puerta de tu casa. ¿Ciencia ficción? Están trabajando en ello. ¿Hasta que punto es viable ver esto en ciudades como Nueva York? Bezos lo ve posible en 4 o 5 años, siendo optimista;  pero espera que al menos en 10 años, se resuelvan los problemas legales de esta nueva forma de distribución que puede cambiar por completo el modelo de distribución al que estamos acostumbrados.

Amancio Ortega cambió el modelo de distribución textil con un concepto similar al de "pescado fresco", logrando que sus tiendas tuviesen prendas nuevas cada dos semanas. Ingvar Kamprad, fundador de IKEA, también logró cambiar el concepto de logística y distribución al almacenar los muebles sin montar (planos) para que el público se los monte en casa. ¿Revolucionará Jeff Bezos la industria de la de la distribución? En sus palabras: "todavía tenemos mucho que aprender, pero se logrará".

La naturaleza de los genios: en busca de la excelencia

La naturaleza de los genios: en busca de la excelencia

En la película Hacia Rutas Salvajes vemos un claro ejemplo de la frecuente divergencia entre lo que "estrictamente tenemos marcado por la sociedad" y lo que queremos realmente hacer con nuestra vida. En ella, el protagonista –de clase alta y con un nivel de estudios sobresaliente– decide aventurarse hacia lo salvaje, huyendo de una vida marcada por las necesidades autoimpuestas y en busca de una verdad natural. Eso puede incitar a reflexionar: ¿Escuchamos la llamada a la conformidad o la llamada a la aventura?

Todos nos enfrentamos a una decisión fundamental en nuestras vidas: ¿elegimos el camino marcado por la sociedad del "ahora se debería hacer" o elegimos nuestro propio camino hacia la vida que creemos que debemos vivir, al margen de los estándares sociales?